martes, 11 de mayo de 2010

Telescopio espacial Herschel descubre un agujero en el espacio


Un inesperado descubrimiento realizó el telescopio espacial Herschel, se trata de un agujero en el espacio con el que los científicos lograron -por primera vez- tener una visión del final del proceso de formación de estrellas.

Se sabe que las estrellas nacen en nubes densas de polvo y gas (un proceso que ahora es posible ver en toda su dimensión gracias al telescopio Herschel). Si bien con anterioridad los científicos habían logrado observar chorros y vientos de gas que provenían de estrellas jóvenes, aún era un misterio la forma como exactamente dichas estrellas lograban utilizarlas para limpiar su entorno y salir de dicha nube.

El descubrimiento fue realizado cuando los científicos apuntaron el lente del telescopio hacia una nube brillante de gas reflectante, conocida como NGC 1999 y que esta situada muy cerca de una porción negra de cielo. Durante gran parte del siglo XX se ha sabido que dichas zonas negras corresponden a densas nubes de gas y polvo que bloquean la luz.

Pero cuando los científicos se pusieron a estudiar las estrellas jóvenes cercanas, dicha nube seguía siendo negra levantando un manto de dudas entre los investigadores. Como el telescopio Herschel esta diseñado para ver dentro de esas nubes (al ser infrarrojo), existía la posibilidad de que la nube captada fuera inmensamente densa o algo no andaba bien.

Para salir de dudas los investigadores se apoyaron en telescopios terrestres, pero al apuntarlos hacia la misma zona encontraron que sucedía lo mismo. La conclusión a la que llegaron fue que dicha zona no se veía obscura por ser una densa bolsa de gas, sino que efectivamente se encontraban vacías producto de que algo había creado un agujero justo en ese lugar.

Según Tom Megeath, de la Universidad de Toledo en los Estados Unidos,

Nadie ha visto jamás un agujero como este. Es tan sorprendente como saber que tienes gusanos bajo tu césped, pero de repente una mañana te encuentras con que han excavado un enorme hueco

Según los astrónomos el agujero se debe haber abierto debido a los estrechos chorros de gas que procedían de alguna de las estrellas jóvenes de dicha región, logrando agujerear la capa de polvo y gas que forma la nube NGC 1999. Aunque también podría haber ayudado a limpiar el hueco una potente radiación proveniente de una estrella madura.

Aunque los científicos aún no logran dar con una respuesta concreta a todas las interrogantes surgidas luego del descubrimiento, podría entregar información importante de la forma como las estrellas recién nacidas logran dispersar las nubes en las que nacen. (fayerwayer)

Más noticias:

No hay comentarios:

Publicar un comentario